Canal RSS

Archivo mensual: enero 2012

Aumenta la creencia de Dios en Israel

Aumenta la creencia de Dios en Israel

A pesar de que Israel se convierte cada vez más liberal, respecto al informe reciente de Tel Aviv donde está clasificado como los principales destinos de viajes para los gays, también se está volviendo cada vez más religioso, o, mejor dicho, cada vez más temerosos de Dios.

Una encuesta realizada por la Fundación Guttman-Avi Chai, en el 2009, y cuyos resultados fueron publicados, después de más de dos años de análisis, reveló que más del 80 por ciento de los Judíos de Israel creen en Dios.

La Fundación Guttman-Avi Chai, comenzó conducente esta encuesta hace dos décadas. La encuesta de 2009 registró, con mucho más alto el nivel de la creencia en Dios. ¬Además, más del 70 por ciento de los Judíos de Israel, acepta el principio bíblico de que el pueblo judío ha sido “elegido” por Dios para un destino profético específico. Setenta y uno por ciento de los encuestados dijeron que quieren aumentar los estudios bíblicos en las escuelas israelíes.

Pero eso no significa que Judíos en general son cada vez más religiosa, al menos no de manera ortodoxa judía. Sólo el 37 por ciento de los Judíos de Israel, tenía un problema con compañeros de Judios de no seguir los mandamientos bíblicos, y casi el 70 por ciento dijo que quiere más lugares de ocio que el Shabat.

Los números coinciden con otros hallazgos recientes y las observaciones sugieren que los israelíes están cada vez más con hambre de una vida espiritual más profunda. También se destaca la creciente división de la nación, como una parte de los israelíes se acerca a Dios y la Biblia, mientras que el otro se aferra cada vez más estrechamente con el humanismo liberal occidental.

 

Fuente: NoticiaCristiana.com

Anuncios

Los cristianos cada vez son menos en Tierra Santa

Los cristianos cada vez son menos en Tierra Santa

Así lo ha previsto el tour-operador en un programa cargado de visitas a los lugares santos para el cristianismo y en el que, a menudo, no se profundiza en la realidad política diaria que viven otros cristianos, como los 60.000 que viven en Cisjordania y Gaza o los 150.000 que residen en Israel.

Dibujos bucólicos de Jerusalén y pintadas graffiteras con las palabras “paz” y “amor” amenizan la espera de los peregrinos en el puesto fronterizo israelí que da acceso a la ciudad de Belén. Para muchos es la primera vez que ven el muro de hormigón que separa este enclave religioso de Jerusalén, y tampoco indagarán más; su visita a la ciudad se limita a la Iglesia de la Natividad con motivo de las fiestas navideñas.

Así lo ha previsto el tour-operador en un programa cargado de visitas a los lugares santos para el cristianismo y en el que, a menudo, no se profundiza en la realidad política diaria que viven otros cristianos, como los 60.000 que viven en Cisjordania y Gaza o los 150.000 que residen en Israel.

“El éxodo se ha agudizado en los últimos años”, asegura Issa, uno de los miembros de la extensa familia Giacaman, de confesión católica, dedicada a la artesanía y la venta de madera de olivo con varios negocios en la ciudad de Belén. “Yo mismo tengo al menos 30 familiares viviendo en Chile”, añade. De ese país, que acoge a la comunidad palestina más grande fuera del mundo árabe, regresó hace cuatro años Xavier Abu Eid, hijo de emigrantes y hoy portavoz de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP). “Mis padres no quieren volver. Ya tienen su vida hecha en Chile y la situación actual es peor que la que dejaron cuando se marcharon”, comenta.

Su historia familiar se repite en miles de hogares cristianos palestinos como en el de Mazzawi, el dueño de una pequeña tienda de souvenirs en la ciudad de Nazaret. “Tengo una hija viviendo en Suiza y otra en Estados Unidos, que de momento no tienen ninguna intención de volver”. Mazzawi señala el dramático descenso de sus correligionarios también en la ciudad árabe más grande de Israel. “Antes éramos la mitad de la población, hoy apenas superamos el 30%”. Rehúsa hablar de la coexistencia con los vecinos musulmanes. Su elevada tasa de natalidad y la absorción en masa de refugiados tras las guerra árabe-israelíes de 1948 (mayoritariamente musulmanes) son algunos de los factores que explican este incremento.

 

Ciudad Vieja

La ciudad vieja de Jerusalén es otro ejemplo de la diáspora cristiana. Los datos proporcionados por Artemio Vítores, vicecustodio franciscano de Tierra Santa, son reveladores: “En el 48 constituían el 20% de la población, hoy no alcanzan el 2%”. Una realidad patente a poco que se pasee por las tiendas de las empinadas calles del barrio cristiano. George, un cristiano ortodoxo, la confesión a la que pertenecen la mayoría de los palestinos, es el propietario de una de ellas. Se queja. “El techo se me cae a pedazos pero el Ayuntamiento de Jerusalén (gestionado por la administración israelí) nos pone mil problemas para hacer reparaciones, lo que quieren es que nos marchemos y así quedarse con toda la ciudad vieja”, explica.

Los últimos datos de la Oficina de Estadísticas Palestina, recogidas por el Centro Inter-Iglesias de Jerusalén, señalan que en 2004 (el año del último estudio) existían en la ciudad de Jerusalén 9.000 cristianos. Otros 219.000 habitantes eran musulmanes y 464.000 judíos. A estas alturas la minoría cristiana ya se ha reducido.

Además, esta menguante población se enfrenta a diario el problema de la restricción de movimientos. El muro que separa Jerusalén de Cisjordania impide que palestinos cristianos de Jerusalén como George puedan reunirse con otros correligionarios de ciudades como Belén, gestionada por la Autoridad Nacional Palestina. “Aquí somos muy pocas familias, ¿qué posibilidades tengo yo de conocer una chica cristiana si la mayoría están en Belén y no puedo ir allí?, exclama con desazón.

Pero los 181 kilómetros de muro y verjas que rodean Jerusalén no son la única barrera física a superar por los palestinos. La constante construcción de viviendas en asentamientos ilegales como el de Gilo, publicitado como “barrio” del norte Jerusalén y construido en terrenos de la ciudad cisjordana de Beit Jala (una de las tres que conforman el distrito de Belén donde residen unos 50.000 cristianos) o las viviendas levantadas en otras colonias cercanas como la de Har Homa o Givat Hamatos, amenazan con desconectar territorialmente y de forma definitiva a ambas ciudades. “Dentro de poco no nos quedará mucho que visitar”, añade Abu Eid.

Quienes viajen a Belén pasarán allí sólo unas horas para entrar en la Iglesia de la Natividad —el lugar donde la tradición cristiana marca el nacimiento de Jesús— y volverán mayoritariamente a pernoctar a Jerusalén. Además, la llegada de peregrinos cristianos procedentes de Europa se ha reducido a la mitad. “Se nota mucho la crisis económica. Hay menos turistas y gastan mucho menos”, explica Nasser Alawi, un guía local mientras atiende a las preguntas del grupo de españoles a su cargo en el interior de la Iglesia de la Natividad.

A unos metros, ataviados con sus mejores galas, se encuentra un numeroso grupo de baptistas nigerianos procedentes del Estado sureño de Rivers, de mayoría cristiana en un 99%, y ajenos a las últimas matanzas. “Nosotros tenemos más suerte, pues los atentados tienen lugar en el norte del país”, comenta Rovina Friday, una de las peregrinas.

A pocos metros, el verde de sus ropas contrasta con el blanco de las togas de los cristianos ortodoxos etíopes que, junto a greco-ortodoxos y coptos, comenzaban el pasado 6 de enero sus celebraciones navideñas, evento en el que confían los cristianos de Belén para hacer algo de caja después de un 2011 desastroso para el turismo local.

 

Fuente Mundo Cristiano

Memorial del Hermano Pablo será el sábado 4 de Febrero

Memorial del Hermano Pablo será el sábado 4 de Febrero

La familia del evangelista Paul Finkenbinder, más conocido como el Hermano Pablo, anunció que el próximo sábado 4 de febrero se llevará a cabo un servicio memorial denominado “Celebración de la vida del Hermano Pablo”.

El mismo será en español a partir de las 2:00 de la tarde en la iglesia Templo Calvario, localizada en 2501 West 5th Street, Santa Ana, California. El memorial también se realizará en inglés, en el mismo lugar, a partir de las 10:00 de la mañana.

Esta “Celebración de la vida del Hermano Pablo” se transmitirá en vivo vía Internet desde el sitio web http://www.conciencia.net. El servicio de celebración también se grabará y se colocará (después de un corto plazo) en el mismo sitio para que pueda verse.

La familia ha pedido que, en lugar de flores, se hagan donativos a la Asociación Hermano Pablo, la cual existe con el propósito de seguir difundiendo el Evangelio por medio del programa que el Hermano Pablo fundó: UN MENSAJE A LA CONCIENCIA.

El Hermano Pablo falleció este viernes 27 de enero a la edad de 90 años tras una complicación de salud debido a un derrame cerebral. Pablo era muy conocido públicamente, habiendo predicado en pueblos y ciudades a lo largo y ancho de América Latina durante los últimos setenta años.

La noticia del fallecimiento del Hermano Pablo generó una multitud de reacciones por parte del pueblo cristiano en Latinoamérica y Estados Unidos. Líderes cristianos de la región consultados por Mundo Cristiano, expresaron su pesar por la pérdida de un gran amigo. Mientras tanto, cientos de personas saturaron las redes sociales con mensajes de condolencias para la familia del evangelista y muchos más reconocieron su legado.

 

Fuente: Mundo Cristiano

Testimonio de un Preso Rumano

Testimonio de un Preso Rumano

“Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios.” 1 Juan 4:7. “Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen”, Mateo 5:44.

«Estaba en la cárcel gravemente enfermo. A mi derecha yacía un cristiano llamado Iscu, quien había sido golpeado y torturado brutalmente por su fe. Él agonizaba, sin embargo estaba tranquilo. Acostado a mi izquierda estaba el hombre que lo había torturado hasta dejarlo medio muerto, y cuyos compañeros a su vez lo habían detenido y maltratado. Ahora él también estaba a punto de morir.

Una noche se despertó y llamó a Iscu: «Por favor, haga una oración por mí, pues los crímenes que cometí son tan atroces que no soy capaz de morir». Iscu llamó a dos presos, se apoyó en ellos, pasó a mi lado, se sentó al borde del lecho de su verdugo y le acarició la cabeza. ¡Fue un espectáculo muy especial!

Nunca olvidaré esa escena, ese gesto de amor hacia el hombre que lo había golpeado tan brutalmente y que era responsable de su pronta muerte. A su gesto añadió: «Lo he perdonado de todo corazón, lo amo; pero Jesús, el Hijo de Dios, el amor encarnado, lo ama y sólo él puede borrar sus pecados para siempre. Acuda a él, quien le espera pacientemente. Él también quiere perdonarlo; pero es necesario que usted se arrepienta».

En aquella celda fui testigo del arrepentimiento del verdugo, quien confesó todos sus crímenes ante Dios y ante aquel a quien había torturado. Oraron juntos, se abrazaron, e Iscu volvió con mucha dificultad a su lecho. Murieron la misma noche, los dos en paz con su Salvador.» R. W.

 

Fuente: amen-amen.net

¿Cómo llegó la Biblia a América?

¿Cómo llegó la Biblia a América?

La presencia de la Biblia en el continente latinoamericano comenzó a hacerse notoria a partir de las luchas independentistas del siglo XIX.

La prohibición de que la “gente común” leyese las Sagradas Escrituras, vigente durante todo el período colonial, no prosperaría en las nacientes repúblicas. Esto ofreció la oportunidad de que las Sociedades Bíblicas llevaran a cabo sus primeras distribuciones.

Fue así que en 1806, los primeros 600 ejemplares de la Biblia en español, enviados por la Sociedad Bíblica Británica y Extranjera (SBBE), llegaron a Buenos Aires, Argentina, y Montevideo, Uruguay, en 1806.

De 1804 a 1807, la SBBE imprimió 20,000 ejemplares del Nuevo Testamento en portugués, que marinos y comerciantes de ultramar distribuyeron en las costas de Brasil. Asimismo, en 1808 los cuáqueros llevaron ejemplares de las Sagradas Escrituras a Antigua y otras islas caribeñas, que repartieron entre soldados, marineros y enfermos.

Durante los siguientes ocho años (1808-1816), pobladores de la entonces Federación de las Indias Occidentales -islas situadas en el mar Caribe y regidas por Gran Bretaña-, así como el territorio que ahora ocupan Honduras y las Guayanas, recibieron 4,000 ejemplares de la Biblia y 11,500 del Nuevo Testamento en español, francés, inglés y holandés. Comerciantes, viajeros y capitanes de barco contribuyeron a esta nueva aventura de distribuir las Sagradas Escrituras.

Este sorpresivo auge pronto obligó a la creación de Sociedades Bíblicas Auxiliares en Latinoamérica, las cuales se desarrollaron entre la población afrocaribeña de Barbados y Bermuda, en 1818.

Durante los siguientes seis años se extendieron a Jamaica, Montserrat y Honduras, en especial por medio de misioneros y escuelas cristianas que llegaron a Berbice y Demerara -Guyana inglesa-, Trinidad -isla situada en las costas de Brasil-, Antigua y Surinam.

Durante ese período se distingue el trabajo de James Thomson, más conocido como Diego Thomson, un misionero que viajó por iniciativa propia a América Latina para promover el método de enseñanza lancasteriano, que en sus inicios se basó en la Biblia como texto principal.

Más adelante, laboró como agente para la SBBE en Ecuador, México, el Caribe y Canadá. Finalmente, Thomson decidió traducir las Sagradas Escrituras al quechua, para lo cual solicitó US$500 a la Sociedad Bíblica Americana, labor que desempeñó con la colaboración de cuatro miembros del nuevo Congreso de las Provincias Unidas, integrado por representantes de las regiones emancipadas de la Colonia española.

Entre 1835 y 1854, con la ayuda de voluntarios, se llevó a América del Sur y Central poco más de 21,000 ejemplares de las Sagradas Escrituras en castellano, portugués, alemán, italiano y francés. Todo esto a pesar de la fuerte oposición del clero católico para que la población pudiera leer o tener una Biblia. “Para siempre, oh Jehová, permanece tu Palabra en los cielos.” (Salmo 119:89).

 

Fuentes Consultadas: ¿Cómo nos llegó la Biblia? Historia del Libro que Cambió el Mundo. Meryl Doney. Sociedades Bíblicas Unidas.1998.

Fuente: demipluma.wordpress.com

Datos curiosos de la Primera Biblia al Castellano

Datos curiosos de la Primera Biblia al Castellano

La primera Biblia completa traducida al castellano -Biblia del Oso o del Cántaro- se le conoce, hoy, como la Versión Reina-Valera, en honor a Casiodoro Reina y Cipriano Valera, traductor y revisor correspondientemente.

DATOS DE INTERÉS

 

– La tirada inicial de la Biblia del Oso fue de poco más de dos millares y medio de ejemplares, pero sólo una parte de esa edición fue encuadernada con la portada en la que aparece un oso erguido lamiendo con deleite el panal que pende de un arbusto, con el fin de evitar que los inquisidores encargados de incautarse de la Biblia protestante pudieran identificarla más rápido, por lo que las posteriores entregas fue encuadernadas con otra portada.

– Casiodoro Reina terminó la traducción al idioma castellano del Antiguo Testamento en 1567, y la del Nuevo en 1569, año en que fueron publicadas las Sagradas Escrituras en su versión íntegra.

– El primer contrato para la edición de esta Biblia fue de 1,100 ejemplares, firmado en el verano de 1567 por el famoso editor Oporino. Por desgracia para Reina, en julio de 1568 y antes de dar comienzo a la impresión, Oporino  murió, en medio de la ruina económica, por lo que no hubo forma de recuperar los 400 florines pagados por adelantado, que habían sido reunidos y generosamente aportados por un grupo de refugiados españoles que se habían trasladado a Frankfurt.

– Si bien no se conoce con certeza en qué talleres se imprimió la primera Biblia, acuciosos estudios realizados al respecto permiten establecer que posiblemente dicha elaboración tuvo lugar en la imprenta de Samuel Apiario, aunque también hay quien afirma que se llevó a cabo en los talleres de Thomas Guarin.

– La traducción de ambos religiosos fue revisada mucho después, para hacerla comprensible al español de la época. Más de tres siglos habrían de transcurrir para que se comenzara a concretar dicha tarea: 1862, 1909, 1960 y, la más reciente, en 1995. En la actualidad, Sociedades Bíblicas Unidas se encuentra trabajando en una nueva revisión que será dada a conocer como Reina-Valera Contemporánea, con el fin de que resulte más accesible en los tiempos que corren.

– La revisión de 1960 también se ha dado en denominar la Reina de las Reinas, en alusión a que es la favorita de los creyentes evangélicos o protestantes de habla hispana, por su elaborado y rico lenguaje.

– Tanto Reina como Valera son más conocidos por su condición de traductores bíblicos que por sus otras obras. Sin embargo, Casiodoro también publicó una obra sobre la Inquisición, “Comentarios en latín a Mateo y Juan”, “Declaración o confesión de la fe”, y un Catechismus en latín, francés y holandés.

– Asimismo, tradujo del latín al francés una historia de la “Confesión de Augsburgo” y, en condición de editor, participó en Bibliotheca Sancta, de F. Sixto Senensi, y Dialogus in epistolam D. Pauli ad Romanos, de Antonio del Corro.

– Valera pudo ver publicadas dos de sus obras traducidas al inglés: la primera es sobre la figura del Papa y el segundo sobre la misa. El “Tratado para confirmar los pobres cautivos de Berbería” (Londres, 1594) fue su trabajo más original y literario. Además, tradujo la “Institución de la Religión Cristiana” (Londres, 1597), de Calvino, y como editor colaboró en el prólogo de innumerables obras más.

– A Cipriano Valera también se le conocía como el “Moisés español”, por los sucesivos éxodos en su calidad de perseguido por los países de Europa a los cuales se veía obligado a trasladarse constantemente, ante el acoso de la Inquisición.

– Tanto Casiodoro como Cipriano se casaron en Londres y, curiosamente, Ana era el nombre de sus esposas. Ellas les dieron hijos y sufrieron, junto a toda la familia, privaciones, persecución y polémicas. Reina engendró varios hijos: Marcos, Agustino, Margarita, Servas, Juan, y otros de quienes no se sabe su nombre. A su vez, Valera tuvo tres: Isaac, Juan y Judith.

– Casiodoro Reina murió el 15 de marzo de 1594, rodeado de sus hijos, todavía solteros, y de su esposa. Ejercía el servicio pastoral en Frankfurt, Alemania.

– Cipriano Valera se menciona aún con vida en 1606, pero se ignora la fecha exacta de su deceso. De acuerdo con sus escritos, al parecer vivió más allá de los 70 años. La suya fue una vida sosegada y próspera, durante la cual supo combinar la docencia en las universidades de Cambridge y Oxford, con sus ocupaciones literarias, siempre imbuido del fervoroso apego a las Sagradas Escrituras, que fue una constante a lo largo de toda su existencia.

– El segundo contrato se celebró por la suma de 300 florines, prestados a Reina por Marcos Pérez,  quien años atrás lo había ayudado a esconderse de los largos e inclementes brazos de la Inquisición.

 

Fuentes Consultadas: “Los mudos hablan… Y en buen castellano”. Samuel Escobar Aguirre, presidente honorario de Sociedades Bíblicas Unidas, catedrático de Misionología en el Seminario Teológico de Pennsylvania, Estados Unidos. “Una ilustre revisión. La Biblia en las Américas”. Número 262/2003. Doctor Plutarco Bonilla, consultor –jubilado- de Traducciones de Sociedades Bíblicas Unidas. “La Biblia del Siglo de Oro”. Antigua traducción de Casiodoro Reina (1569). Revisada por Cipriano Valera (1602). Edición íntegra en español contemporáneo. Sociedad Bíblica de España. Sociedades Bíblicas Unidas. Madrid, 2009.  http://labibliaweb.com/

Agua de la Roca

Agua de la Roca

“He aquí que yo estaré delante de ti allí sobre la peña en Horeb; y golpearás la peña, y saldrán de ella aguas, y beberá el pueblo. Y Moisés lo hizo así en presencia de los ancianos de Israel.

Y llamó el nombre de aquel lugar Masah y Meriba, por la rencilla de los hijos de Israel, y porque tentaron a Jehová…” Éxodo 17:6-7.

El pueblo de Israel, debido a su temor y ansiedad, “tentaron a Jehová” (Éxodo 17:7). Airados, y temiendo morir de sed en ese desierto caliente, amenazaron con apedrear a Moisés. La crisis apenas se describe en sus rasgos esenciales, pero el momento sin duda fue crucial. Quedó por cierto marcado en la historia del pueblo. Siglos más tarde, el Señor recordó a Israel este acontecimiento, por medio del salmista David: “En la calamidad clamaste, y yo te libré; te respondí en lo secreto del trueno; te probé junto a las aguas de Meriba.” (Salmo 81:7).

Durante la Segunda Guerra Mundial, las condiciones de un pequeño poblado en la isla de Bougainville, desmejoraron en forma alarmante. Japón controlaba las islas del norte del archipiélago de las Salomón. Como estaban escasos de alimentos, invadían los huertos locales tan pronto como los productos comenzaban a madurar. Cuando comenzaron a darse casos de combate entre los habitantes locales y los invasores, los aldeanos comenzaron a temer por sus vidas. Los dirigentes cristianos recordaron una alta meseta situada en una de las cadenas de montañas. Una noche, los habitantes de la aldea desaparecieron en la jungla sin hacer ruido. La fortaleza de la montaña los mantuvo escondidos, y parecía que sus provisiones les durarían hasta que sus hortalizas y sembrados les comenzaran a producir.

A medida que la estación seca avanzaba, la provisión de agua comenzó a escasear. Los aldeanos buscaron una vertiente, y encontraron un lugar húmedo al pie de una pared rocosa. Se reunieron alrededor, y oraron para que saliera agua de la roca. Cuando terminaron de orar, contemplaron asombrados cómo la humedad aumentaba en forma paulatina, y luego la roca comenzó a gotear. Pronto todos pudieron comenzar a llenar de agua sus jarrones. Durante más de dos años, esa vertiente continuó goteando sin cesar; suplió así todas sus necesidades. Jesús vio su oportunidad en la desesperanza humana. Los que no podían hallar esperanza para si mismos, encontraron esperanza en Él.

Tenemos el derecho de buscarle cuando estamos en dificultad. El agua que fluye en respuesta a nuestra necesidad puede ser tan práctica como las aguas de Horeb, que calmaron la sed del pueblo, o tan intangible como el reavivamiento de nuestra fe y la renovación de nuestra esperanza.

“Aquel en quien mora Cristo tiene dentro de si una fuente eterna de gracia y fortaleza”.

 

Fuente: impactoevangelistico.net