Canal RSS

Archivo del Autor: rodolfogonzalezcruz

Pastor Rodolfo González extendió invitación a Convención Nacional (video)

Los corazones de miles de personas se aceleran ante el inicio de la XXII Convención Nacional del Movimiento Misionero Mundial. El pastor Rodolfo González, junto a su esposa, la misionera Rita Vásquez y una delegación de pastores, se apostaron en el Estadio de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos para extender una invitación a todo aquel que necesite un toque especial de lo alto.
El siervo de Dios destacó la trascendencia internacional del magno evento que se desarrollará del 15 al 20 de Mayo en la capital peruana. “Tendremos entre nosotros la presencia de los oficiales de la Obra a nivel mundial”, añadió, al resaltar que es necesario avivar el fuego que reside en nuestros corazones.

Así que ya lo sabe. Únase a más de 70 mil voces que adorará al Todopoderoso, serán días y noches inolvidables.

Anuncios

Convención Nacional 2012 Del Movimiento Misionero Mundial

 Desde su aparición en las redes sociales, el spot de la XXII Convención Nacional del Movimiento Misionero Mundial ha causado gran impacto. En el video se puede presenciar de qué manera la alabanza a Dios cambia las cosas en el corazón del hombre y puede convertir a un hogar en ruinas en uno ejemplar.

Los instamos a que comparta con sus amigos y seres queridos este material comunicacional que estamos seguros será de su agrado. De esta manera, continuamos impulsando la realización de este evento que estamos seguros cambiará millones de corazones. Si desea encontrar la real felicidad asista del 15 al 20 de mayo al Estadio de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

 

Delegaciones ultiman detalles ante el inicio de la gran convención nacional (fotos)

Ya inició el despliegue de las delegaciones encargadas de la organización de la Convención Nacional del Movimiento Misionero Mundial. Este domingo 6 de mayo se reunieron en las instalaciones de la sede del evento, el estadio de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, para afinar los pormenores de esta fiesta espiritual.

El supervisor nacional de la Obra en el Perú, reverendo Luis Meza Bocanegra, fue el encargado de dar las indicaciones pertinentes a quienes desarrollarán diversas tareas, desde la seguridad hasta la higiene del coloso limeño.
De esta manera, todo queda listo para la vigésima segunda edición de esta masiva actividad que estamos seguros será inolvidable. Recuerde que la alabanza a Dios cambia las cosas.
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen

Estaba seco… ¡Pero reverdeció!

Estaba seco... ¡Pero reverdeció!

Rev. Clemente Vergara

“Y Moisés puso las varas delante de Jehová en el tabernáculo del testimonio. Y aconteció que el día siguiente vino Moisés al tabernáculo del testimonio; y he aquí que la vara de Aarón de la casa de Leví había reverdecido, y echado flores, y arrojado renuevos, y producido almendras”, Números 17:7, 8.

Hay muchas cosas en la vida que suceden en el hombre y la mujer de Dios, en la congregación o la iglesia, las cuales pueden afectar profundamente tanto su relación con Dios como su divino propósito para estos y para el mundo.

 

Una situación análoga podría ser la del pueblo de Israel, cuando abandonó el cautiverio en Egipto e inició su viaje a través del desierto. En este lugar inhospitalario no había agua, ni vegetación, ni sombra, sino solamente sequía, arena y sol. Estas condiciones provocaron, en numerosas ocasiones, la rebelión del pueblo contra Moisés, como representante de la autoridad espiritual y legal que Dios había establecido sobre ellos. Sin embargo, Dios permitió aquellos sublevamientos para demostrar que respaldaba a su siervo al cien por ciento, y que Él mismo estaba detrás de aquella autoridad.

 

1.- EL REVERDECIMIENTO, PRUEBA DE LA AUTORIDAD

 

En Números 16 y 17, las Sagradas Escrituras relatan los acontecimientos relativos a la rebelión de Coré, Datán y Abiram contra Moisés y Aarón, la autoridad espiritual establecida por Dios. Estos tres hombres junto con otros doscientos cincuenta israelitas se alzaron contra Moisés y Aarón. “Coré hijo de Izhar, hijo de Coat, hijo de Leví, y Datán y Abiram hijos de Eliab, y On hijo de Pelet, de los hijos de Rubén, tomaron gente, y se levantaron contra Moisés con doscientos cincuenta varones de los hijos de Israel, príncipes de la congregación, de los del consejo, varones de renombre. Y se juntaron contra Moisés y Aarón y les dijeron: ¡Basta ya de vosotros! Porque toda la congregación, todos ellos son santos, y en medio de ellos está Jehová; ¿por qué, pues, os levantáis vosotros sobre la congregación de Jehová?”, Números 16:1-3. Ante aquellas acusaciones y actitudes, Moisés les advirtió que no estaban murmurando contra Aarón, sino contra Dios mismo; “tú y todo tu séquito sois los que os juntáis contra Jehová; pues Aarón, ¿qué es, para que contra él murmuréis?”, Números 16:11.

 

Dios, pues, tomó cartas en el asunto, y permitió que se abriera la tierra, y tragara vivos a Coré, Datán y Abiram, junto con sus familias. En cuanto a los doscientos cincuenta rebeldes que se habían atrevido a quemar incienso delante de Jehová, tarea que le correspondía exclusivamente a los sacerdotes del linaje de Aarón, éstos fueron consumidos por un fuego que salió de la presencia de Dios, “salió fuego de delante de Jehová, y consumió a los doscientos cincuenta hombres que ofrecían el incienso” (Números 16:28-33 y 35).

 

Sin embargo, aun después de que sucedieran aquellos eventos, el pueblo seguía murmurando y quejándose de Moisés y Aarón. Para hacer cesar aquellas críticas, el Señor pidió entonces que cada príncipe de Israel le entregara su vara a Moisés con su nombre escrito en ellas, y que la vara de la tribu de Leví llevara el nombre de Aarón. Dios dio como señal que la única vara que reverdecería sería la del hombre que se hallaba ubicado en el centro de su voluntad. Al día siguiente, “he aquí la vara de Aarón de la casa de Leví, había reverdecido, y echado flores, y arrojado renuevos, y producido almendras”, Números 17:8.

 

Las varas eran unos bordones, hechos de madera seca, que servían tanto como apoyo para caminar largas distancias, como un instrumento de defensa cuando algún animal atacaba las ovejas de sus rebaños. Según la lógica humana y las leyes inherentes de la naturaleza, resulta imposible que una vara de éstas vuelva a reverdecer jamás, ni crear corteza ni fibras vivas. En un instante durante aquella noche, la savia empezó a fluir en aquella vara seca, y no sólo reverdeció la misma, sino que, simultáneamente, pasó por las tres etapas de producción: capullos, flores y frutos. La vara estaba seca, pero reverdeció, y de esta manera, fue indiscutible ante los ojos de todos que la autoridad de Dios reposaba sobre Aarón.

 

2.- SACRIFICIOS Y PELIGROS DEL REVERDECIMIENTO

 

El nombre Jabes significa: “El que produce dolor” o “el seco”. Aquel hombre había nacido en unas circunstancias muy dolorosas para la madre, la cual estuvo a punto de morir dando a luz. Cuando la madre recibe a su criatura en sus brazos, suele olvidar los dolores sufridos durante el parto; no obstante, al escoger aquel nombre, la madre de Jabes perpetuó aquel parto doloroso.

 

En una etapa de su existencia, Jabes analizó su situación espiritual, y llegó a pensar que no había alcanzado una plenitud espiritual a la cual aspiraba. Su vida espiritual estaba seca y vivía en una continua agonía. Sin embargo, Jabes entendió que no podía continuar en aquellas condiciones de aridez e infructuosidad, y decidió que su vida debía dar un giro de ciento ochenta grados. No era bendecido ni era bendición para nadie.

 

A pesar de todo, Jabes era un hombre de oración, y las Sagradas Escrituras recogen aquella plegaria poderosa que presentó a Dios; la cual la encontramos en 1 Crónicas 4:10, la Palabra de Dios nos dice de la siguiente manera: “E invocó Jabes al Dios de Israel, diciendo: ¡Oh, sí me dieras bendición, y ensancharas mi territorio, y si tu mano estuviera conmigo, y me libraras del mal, para que no me dañe! Y le otorgó Dios lo que le pidió”.

 

La oración de Jabes se puede dividir en cuatro solicitudes: 1) Bendición; 2) ensanchamiento del territorio; 3) protección divina; y por último, 4) fuerzas para no dañarse. Asimismo, hay hombres y mujeres en las iglesias que solamente han gozado de un crecimiento espiritual reducido, de sequedad, de esterilidad, y sin producción de frutos. Amado lector, es hora de que, como Jabes, usted le pida a Dios que le ensanche su territorio espiritual, y le adentre en una etapa de fructificación abundante.

 

No obstante, tenga siempre presente que la expansión del territorio espiritual requiere de nosotros que rompamos con antiguas estructuras establecidas. Asimismo, debemos de estar dispuestos tanto a explorar como a conquistar nuevas áreas espirituales que nunca antes habíamos alcanzado. La expansión espiritual es, por consiguiente, un proceso doloroso y de sacrificio; pero, aun así, las satisfacciones que derivan de ella siempre son mayores a los sufrimientos que la han generado.

 

Dios le otorgó a Jabes lo que pidió, y éste pasó de ser un desierto espiritual a un oasis de bendición. La Palabra de Dios señala que Jabes vino a ser “más ilustre que sus hermanos”, 1 Crónicas 4:9. Una persona ilustre es una persona que destaca por sus grandes virtudes y hazañas, y Jabes nunca lo había sido anteriormente. En efecto, éste había sido, en cierta manera, traumatizado por el nombre vergonzoso que le había tocado llevar (“dolor” o “seco”).

 

Sin embargo, aquel hombre fue sabio, y pidió simultáneamente expansión de su territorio y una humildad mayor, previniendo así el riesgo de ensoberbecerse. La expansión espiritual, producto del reverdecimiento, nunca ha de convertirse en un motivo de autosuficiencia y de orgullo con respecto a los demás. En su oración, Jabes pidió a Dios que no se dañara cuando él hubiera ensanchado su territorio.

 

Ciertamente, es un hecho muy frecuente que, cuando Dios ensancha el territorio espiritual de una persona, su cabeza también crece, y se envanece. En ocasiones el crecimiento espiritual puede llegar a ser contraproducente, ya que nos lleva hacia el mal. En efecto, Dios aborrece la soberbia, y el libro de los Salmos dice: “Mas al altivo mira de lejos”, Salmo 138:6. Para protegernos de la soberbia, tenemos también otra arma de protección: el agradecimiento. Cuanto más cerca nos hallemos de las cimas espirituales, tanto más vivamos de rodillas, dándole gracias a Dios porque sabemos que es Él quien se manifiesta a través de nosotros.

 

3.- EL REVERDECIMIENTO EN EL MINISTERIO

 

Dios había concedido a Timoteo un ministerio especial, y él había recibido un don de fuego de parte de Dios. Timoteo era un predicador fervoroso que, en numerosas ocasiones, acompañó a Pablo en su ministerio. Muchos habían fallado, mas en él permanecía el poder y la unción del Espíritu Santo.

 

Sin embargo, la iglesia informó a Pablo de que Timoteo era un ministro demasiado joven para ejercer la función pastoral, y que estaba un poco apagado y frío. Por su parte, Pablo no lo veía de esta manera, porque conocía muy bien a Timoteo, y había trabajado con él durante muchos años. El apóstol Pablo, pues, le escribió de inmediato una carta a Timoteo, indicándole que el problema no radicaba en su juventud, y que ese no era un motivo suficiente para que éste no fuera un ejemplo para sus mayores: “Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza. Entre tanto que voy, ocúpate en la lectura, la exhortación y la enseñanza”, 1 Timoteo 4:12, 13.

 

El problema del joven Timoteo era que éste había descuidado el don de Dios que había en él: “No descuides el don que hay en ti, que te fue dado mediante profecía con la imposición de las manos del presbiterio. Ocúpate en estas cosas; permanece en ellas, para que tu aprovechamiento sea manifiesto a todos. Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren”, 1 Timoteo 4:14-16.

 

Gracias a Dios, Pablo era un hombre de visión y de misión, que entendía las cosas de los hombres que servían en la Obra de Dios. Inmediatamente, instó a Timoteo a que fuera un ejemplo de los creyentes en varios aspectos. Los mismos eran: 1) La Palabra (no sólo el contenido de las enseñanzas y las predicaciones, sino también las expresiones que usaba en y fuera del púlpito); 2) la conducta ante los creyentes e inconversos (actitudes, gestos, miradas, etc.); 3) el amor (un corazón sensible y apasionada por las almas perdidas dentro del país, en las demás naciones y dentro del cuerpo de Cristo); 4) el espíritu y la fe (Timoteo ya no estaba a la altura de sus principios, y tanto su fe como su nivel espiritual habían menguado, por lo que se encontraba acobardado); 5) la pureza (la santidad había disminuido, y esto repercutía en los resultados del ministerio).

 

Estas recomendaciones de Pablo indican que Timoteo no atizó la llama de su ministerio, y se descuidó que éste fuera reverdecido constantemente. Amados, es menester que nosotros también nos encontremos siempre en un proceso de renovación espiritual, de adquisición de nuevas dimensiones en Dios. Pablo exhortó al joven Timoteo, diciéndole que avivara el don que estaba en él; que rogara al Espíritu Santo que soplara sobre las brasas de aquel ministerio apagado, para que él mismo reviviera por el poder del Espíritu de Dios. Busquemos siempre ser renovados espiritualmente.

 

El reverdecimiento es una condición insoslayable para que podamos ser unos cristianos sobre los cuales reposa la autoridad de Dios, fructífera y creciente en el ámbito espiritual. De otra parte, el ministerio también debe pasar por un proceso constante de reverdecimiento; sin él, el mismo cae en la rutina, y se anquilosa. El ministerio estancado es aquel que no conoce una renovación incesante, sino que se apoya sobre posiciones y logros de los cuales se enorgullece; es aquel que ya no se siente amor por las almas perdidas y deja de evangelizarlas; es aquel que ya no es modélico en palabra, conducta, espíritu, fe y pureza; es aquel que cambia el mensaje porque los tiempos cambian; es aquel que se acobarda de decirle la verdad al pueblo, porque tiene miedo de que se vacíen las bancas.

 

Amados lectores, si estamos secos… ¡Reverdezcamos! Dejemos que el Espíritu Santo sople sobre las brasas de nuestra vida espiritual, y que seamos restituidos en la posición que teníamos anteriormente ante los ojos de Dios, para que así podamos luego ensanchar nuestro territorio. Dios les bendiga.

Convención Nacional: Lima -Perú

¡El evento más esperado en Lima Perú! XXII Convención Nacional del Movimiento Misionero Mundial del 15 al 20 de Mayo – Estadio San Marcos

Viviendo bajo el Poder y la Gloria de Dios

Viviendo bajo el Poder y la Gloria de Dios

Rev. Rodolfo González Cruz

“Y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder, para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.” 1 Corintios 2:4, 5.

Para el cristiano que ha tenido una experiencia con Dios, no es necesaria la música para estar alegre porque ya Dios ha puesto la música en nuestros corazones, música que nos llena de su gloria y de su poder. Para Dios somos instrumentos preciosos y poderosos, ni importa la edad o dificultad que tengamos. Para Dios no hay nada imposible, porque lo que para el hombre parece inútil, Dios lo hace muy útil, porque Él tiene el poder para hacerlo.

 

No hay excusas, no digas soy niño, no digas soy tartamudo, porque el Señor hace milagros. Y si crees que estas viejito o viejita, el Señor te rejuvenece como el águila y nos da sabiduría e inteligencia, porque Él tiene el poder para hacerlo, solo que te pongas en Sus manos.

 

¿Sabes cuál es el secreto? Frente pegada al piso, llanto, lágrimas, clamor, confesión y humillación delante de Dios, y Él responderá. Dice el Salmo 115:3-8, leemos: “Nuestro Dios está en los cielos; todo lo que quiso ha hecho. Los ídolos de ellos son plata y oro, obra de manos de hombres. Tienen boca, mas no hablan; tienen ojos, mas no ven; orejas tienen, mas no oyen; tienen narices, mas no huelen; manos tienen, mas no palpan; tienen pies, mas no andan; no hablan con su garganta. Semejantes a ellos son los que los hacen, y cualquiera que confía en ellos.”

 

En épocas pasadas muchos entregaron a sus hijos, siendo estos quemados en ofrendas; como también nosotros en otro tiempo practicábamos la brujería, el espiritismo, la idolatría adorando imágenes de todo tipo. Pero hemos conocido un Dios que nos ha limpiado de todas estas aberraciones por los cuales fuimos arrastrados, por culpa del diablo a quien hoy pisoteamos porque Dios lo ha puesto debajo de nuestros pies y nos ha dado el poder para aplastarle la cabeza. “He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará.” Lucas 10:19.

 

Nuestro Dios quiere hacer cosas grandes, y quiere usarlo a usted también bajo Su poder y Su gloria. Lo que ni la ciencia, ni los psiquiatras, ni los psicólogos pueden lograr, lo hace Jesucristo. Ni las amenazas, ni los golpes, ni la cárcel, ni las cosas de este mundo, ni las capacidades del ser humano podrán cambiar al hombre o a la mujer, pero nuestro Dios si tiene el poder para hacerlo.

 

Hoy en día hay millones de personas cambiadas, libertadas y transformadas en todos los países del mundo por el poder de Dios, Jehová de los ejércitos, y de su Hijo Jesucristo, nuestro Señor y Salvador. El hombre que sirve a Dios necesita estar revestido del poder y de la gloria de Dios para vencer en todas las circunstancias de la vida, obteniendo la victoria.

 

Los hombres de Dios aunque no tengan elocuencia, ni bachilleratos, ni doctorados, ni secundaria, aparentemente todo esto necesario para poder saber lo que se va a decir; tampoco son los sermones elaborados, porque hay quienes predican muy bonito, pero tienen sus iglesias vacías, no hay almas nuevas, ni endemoniados libertados, ni enfermos sanados; simplemente no hay manifestación del poder y de la gloria de Dios. Lo que realmente se necesita es humillarse, es postrarse y clamar a Dios. Entonces el brazo de Jehová estará con nosotros.

 

Lo que necesitamos es la unción de lo alto, es el poder del Espíritu Santo para vencer. Se requiere de hombres y mujeres que tengan fe, que crean a Dios y a su preciosa Palabra y actúen en el nombre del Señor. Él dijo no se ocupen de lo que van a decir, porque en esa hora el Espíritu Santo pondrá la palabra necesaria. No son los doctorados, ni la elocuencia, ni los hermosos sermones bien formados y preparados de antemano, sino el poder y la gloria de Dios manifestados.

 

El diablo está bien endiablado, sabe que le queda poco tiempo. A través de los medios de comunicación, a través de las ondas radiales y del internet estamos metiéndonos en la guarida de Satanás, y le hemos afectado sus actividades por medio del poder de la Palabra de Dios.

 

Todo fue creado por Él, sean tronos, potestades, principados, ángeles, arcángeles y querubines. Pero, no creó al diablo, creó un querubín hermoso, que se puso orgulloso. Dios hizo fiesta el día que lo creó, pero el mismo se dañó al querer ser igual a Dios. Todo el que quiere ser grande e importante pierde estima ante los ojos de Dios, porque Él está buscando gente sencilla. El orgullo la soberbia, la altivez, el creerse autosuficiente y muy capaz; a Dios no le gusta ese tipo de gente.

 

Aquellos que son humildes, que no se sienten importantes; que reconocen que toda la gloria, la honra y el honor le pertenecen a Dios, ahora, mañana y siempre. Aquellos saben que tenemos que depender totalmente de Él y que no dependemos de nuestro propio conocimiento, sino del conocimiento, del poder y de la gloria de Dios. Por eso apóyate en Jehová y no te apoyes en tu propia prudencia, confía en Jehová espera en Él y Él hará.

 

Necesitamos ser inspiración a los nuevos creyentes, Cristo dijo: “En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo” (Juan 16:33). Estamos en una batalla campal, el Señor nos ha dado el poder de su gloria y si estamos en santidad e integridad vamos a avanzar. Seremos cabeza y no cola, estaremos arriba y no debajo, promesa de Dios para nosotros. Pondremos en fuga al diablo y a los demonios, porque con nosotros está el Todopoderoso, el que dijo: “Todo poder me es dado en el cielo y en la tierra.” (Mateo 28:18).

 

Reconozcamos al Señor como el Todopoderoso. No descuidemos el poder del Espíritu Santo en nuestras vidas. Si estamos siendo atacados por demonios de concupiscencia, pelee la batalla en el nombre de Jesucristo, humíllese y confiese a Dios la situación, pidiendo la unción y su poder para lograr vencer.

 

Para alcanzar la victoria hay que apartarse del mal y del pecado; pida perdón y sea fiel, ore, ayune, y Él os hará libres. Porque hay poder en el nombre que es sobre todo nombre, en el nombre de Jesús, para vivir a plenitud, bajo el poder del Espíritu Santo y de Su gloria. Amén.

Gran gira misionera le espera al Alto Ucayali

La Región Ucayali se viste de fiesta para una gran gira misionera que tendrá lugar en distintos caseríos de la zona alta de esta jurisdicción.

El recorrido iniciará el 23 de abril y culminará el día 29. Una delegación de pastores será la encargada de llevar el mensaje de salvación a miles de personas necesitadas de Dios. Para mayor información de la actividad llame al 061572996 ó al móvil 993520762.

A continuación el rol de actividades:

Jueves 26 en Masisea (a las 7 de la noche en la plaza principal de la comunidad)

–              Viernes 27 en San José de Tahuania (a las 7 de la noche en la plaza principal de la comunidad)

–              Sábado 28 en Nueva Italia (a las 7 de la noche en la plaza principal de la comunidad)

–              Y Domingo 29 en Bolognesi (a las 7 de la noche  en la plaza principal de la comunidad)